Últimas Noticias

martes, 6 de diciembre de 2022

Padres de Familia Piden Escuelas de Tiempo Completo

Por Guillermo López Portillo / N+
Ciudad de México, a 6 de diciembre del 2022.- Las Escuelas de Tiempo Completo funcionaban de 08:00 a 16:00 horas y se ofrecían alimentos y actividades artísticas a los alumnos.

Las Escuelas de Tiempo Completo funcionaban muy bien en la región indígena del Valle de Mezquital del estado de Hidalgo, de acuerdo con padres de familia, maestros y directores.

Pero en los últimos tres años se les retiró el presupuesto federal, hasta desaparecer por completo.

"Nos indicaron que desaparecía el programa por falta de presupuesto", señaló Jorge del Muro, director de la Primaria Jesús Zenil, del municipio de Cardonal, en Hidalgo.

El decreto que anunció la suspensión de las Escuelas de Tiempo Completo y el inicio del programa La Escuela es Nuestra se publicó el 28 de febrero de 2022.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) explicó que el programa se canceló porque se detectaron malos manejos en su presupuesto.

“¿Cómo escuela de tiempo completo, si no hay escuela porque está cerrada? ¿Y por qué pagar? Si se supone que la Escuela de Tiempo Completo es alimentos para los niños y no iban los niños”, expuso el presidente el 28 de noviembre de 2022.

El programa, con más de 10 años de duración, quedó cancelado.

Para Anayeli Mejía, presidenta del Consejo Supremo Hñahñu, la decisión afecta sobre todo a las mujeres.

Las Escuelas de Tiempo Completo funcionaban de 08:00 a 16:00 horas. Ofrecían alimentación nutritiva a los alumnos, así como actividades artísticas y culturales.

El horario se redujo de las 08:00 a las 13:00 horas, como ocurrió en la primaria Adolfo López Mateos de la comunidad de Cerritos.

Juan Antonio Bernal, presidente del Comité de Padres de Familia, reconoció que la comida que se les daba a los niños era buena pues no era comida chatarra.

El programa de Escuelas de Tiempo Completo se llegó a aplicar en 28 mil escuelas de preescolar, primaria y secundaria, casi un 15% del total de los planteles del país. En las pruebas de Enlace y Planea, las escuelas presentaron mejores resultados académicos.

Juan Antonio Bernal es carpintero y su esposa trabaja todo el día en una maquiladora, para ellos, la Escuela de Tiempo Completo era la mejor herramienta para la nutrición y la educación de sus dos hijos: Alison y Anthony.

Durante las Escuelas de Tiempo Completo había en el comedor hasta 80 o 90 alumnos tomando sus alimentos, pero esta realidad cambió.

“El objetivo principal de Escuelas de Tiempo Completo era que los niños, estuvieran a gusto, contentos, para poder rendir en sus aprendizajes esperados, sobre todo los niños que estaban en rezago”, explicó Antonio Aguilar, profesor de tercero de primaria de la Escuela Adolfo López Mateos.

Actualmente, cada alumno de la región indígena de Hidalgo recibe beca por mil 600 pesos bimestrales.

Jorge del Muro, director de la primaria Jesús Zenil, de Cardona, Hidalgo, detalló que 500 mil pesos del presupuesto de La Escuela es Nuestra se invirtieron en la construcción de baños nuevos. Dijo que se nombró un comité para la obra, que los mismos padres de familia administraron.

En la primaria 5 de Febrero, de la comunidad de González Ortega, el recurso de La Escuela es Nuestra llegó el año pasado.

Segú el director, Rosendo Hernández, la primera etapa consistió en 200 mil pesos que se invirtieron en la construcción y remodelación de sanitarios y canchas

Alma Maldonado, investigadora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), manifestó que el dinero de La Escuela es Nuestra no alcanza para todas las necesidades y solo ofrece una de tres opciones.

“O reparas el baño de la escuela o les das de comer a los niños o tomas clases extras”, mencionó.

Tres millones 600 mil alumnos se beneficiaron del programa de Escuelas de Tiempo Completo, de los cuales, la mitad: un millón 300 mil, recibían alimentos, según Alma Maldonado, del Cinvestav.

Dijo que para el 60% de los alumnos representaba su primer alimento del día.

“De la pandemia para acá, ya no contamos con ese recurso”, refirió Albina Meza, maestra de la escuela primaria Ponciano Arriaga, en Culiacán, Sinaloa.

En la alcaldía Tlalpan de la Ciudad de México, padres de familia de zonas marginadas reportaron que dejaron de recibir desayunos escolares; ahora los apoyan con becas.

En varias regiones del país pidieron que regrese el programa de Escuelas de Tiempo Completo, que pagaba salario extra a los maestros.

“Sería una necesidad para varios niños y también para madres de familia que están trabajando tarde”, concluyó Albina Meza, maestra de la escuela primaria Ponciano Arriaga, en Culiacán, Sinaloa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario