Últimas Noticias

sábado, 8 de agosto de 2020

Pacientes hospitalizados por COVID-19 podrían sufrir severas lesiones en la pielv

Por Farah Reachi / Noticieros Televisa
México, a 8 de agosto del 2020.- Además de la diversa sintomatología que presentan las personas con COVID-19, los pacientes hospitalizados también están expuestos a sufrir severas lesiones en la piel

El COVID-19 ha provocado en este hombre una neumonía severa que no le permite respirar sin un ventilador mecánico.

Pero no solo eso, la inmovilidad por estar sedado durante varios días, le ha causado otros daños.

Y es que solo bastan unas horas para que la piel comience a sufrir heridas que también pueden ser mortales.

“Los pacientes pueden desarrollar, de acuerdo a su peso, úlceras por presión hasta en 2 horas por tan poca movilidad que se tiene. Los pacientes muy grandes, o con sobrepeso sudan mucho más. Su peso, más esa grasita tienen poca circulación, condiciona más a que desarrollen úlceras por presión, se puede agravar, como es una herida expuesta, se llenan de bacterias e infecciones”, dijo Clara Rojo Pantoja, encargada de la clínica de heridas y estomas del Hospital Juárez de México.

Prevenir este tipo de lesiones cutáneas, también es parte de la gran labor que realizan los enfermeros de terapia intensiva del Hospital Juárez de México, guiados por los especialistas de la clínica de heridas y estomas.

“Es muy importante prevenir esto porque después puede haber una herida muy profunda. El paciente, al estar sedado, no tiene movilidad, hay que moverlo y nosotros utilizamos este tipo de apósitos para prevenir las lesiones por presión. Esto es un hidro celular, absorbe humedad, más aparte queda mucho tiempo en una sola posición, al estar sedados ellos no pueden decir es que me quiero mover. Entonces uno los tiene que mover y aparte colocamos esta prevención para que sea menor el riesgo de presentar este tipo de lesiones”, dijo Clara Rojo Pantoja, encargada de la clínica de heridas y estomas del Hospital Juárez de México.

Las úlceras por presión, conocidas comúnmente como llagas, se forman donde los huesos están más cerca de la piel, ya que son esas zonas a las que no llega la cantidad de sangre al cuerpo. Estas lesiones comienzan con enrojecimiento, hinchazón y grietas, pero si no se corrigen pueden ser cada vez más profundas y afectar músculos y huesos.

“Tenemos aquí el mentón una saliente ósea, ahí prevenimos frente -si lo tenemos boca abajo- en la espalda, en sacro, o en talones -si está boca arriba- puede pasar que en el mentón se exponga el hueso y al exponerse, puede crear algo que se llama osteomielitis, que solamente se cura retirando el hueso”, concluyó Clara Rojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario