Últimas Noticias

jueves, 11 de enero de 2024

Bandas Criminales en Ecuador Generan Ganancias de Más de USD 120 Millones Anuales

Ecuador,
a 11 de enero del 2024.- En un decreto ejecutivo emitido el 9 de enero de 2024, el presidente ecuatoriano Daniel Noboa declaró a más de 22 bandas criminales del país como organizaciones terroristas. La medida se basa en la estimación de que estas bandas generan ganancias que superan los USD 120 millones al año a través de operaciones ilícitas realizadas desde cárceles.

Según la orden ejecutiva, Ecuador enfrenta un conflicto armado interno, y la medida se tomó en respuesta a la violencia desatada por al menos 22 bandas criminales que, debido a sus acciones violentas y objetivos, han sido clasificadas como organizaciones terroristas.

Entre las bandas mencionadas se encuentran nombres conocidos como Lobos, Choneros, Tiguerones y Latin Kings. Sin embargo, también se incluyen grupos más recientes en el panorama delictivo ecuatoriano, como Cuartel de las Feas, originario de Guayaquil, y los Corvicheros, operando principalmente en Manabí.

La Policía Nacional presentó a la Presidencia un informe detallado sobre los grupos armados que operan en Ecuador, destacando la consolidación del crimen organizado entre 2014 y 2023 como el detonante de la actual crisis de seguridad.

Las bandas se dividen en tres subgrupos según el informe policial: aliados a los Choneros (vinculados al cartel de Sinaloa), aliados en resistencia (liderados por los Lobos, operando para el cartel Jalisco Nueva Generación), y bandas independientes, entre las que se encuentran nuevas organizaciones como Cuartel de las Feas, Corvicheros y Kater Piler.

La aparición de bandas criminales en Ecuador se remonta a 1985, con los Queseros dedicados a robos en carreteras. Los Choneros surgieron a fines de los 90, consolidándose como la banda más poderosa del país. Sin embargo, su liderazgo se fracturó tras la muerte de 'Rasquiña' en 2020, desencadenando una serie de conflictos y enfrentamientos violentos.

La expansión del narcotráfico y la evolución de las bandas locales en alianza con carteles mexicanos han llevado a una atomización criminal y a una creciente violencia que ha llevado al presidente a declarar un conflicto armado interno. La violencia se ha desbordado de las cárceles a las calles, afectando a la población civil y generando una crisis de seguridad en el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario