Últimas Noticias

viernes, 22 de diciembre de 2023

Belén: La Ciudad de la Natividad Sumida en el Silencio Navideño a Causa de la Guerra

Cisjordania,
a 22 de diciembre del 2023.- En medio de un periodo que suele ser el más animado del año, Belén, la ciudad palestina que según la tradición cristiana alberga el lugar de nacimiento de Jesús, se encuentra desolada debido a la ausencia de turistas y peregrinos, quienes han sido ahuyentados por la escalada de violencia en la región.

La guerra entre el ejército israelí y el movimiento islamista palestino de la Franja de Gaza ha tenido un impacto devastador en la actividad turística de la ciudad. Hoteles, restaurantes y tiendas de recuerdos, que normalmente estarían repletos en esta época del año, se encuentran desiertos.

Abod Suboh, un comerciante de 30 años que vende bufandas y bolsos en Belén, expresó su asombro ante la falta de visitantes: "Normalmente está lleno de turistas". Atribuye esta situación a la guerra y los bombardeos que han afectado tanto a la Franja de Gaza como a Cisjordania, donde se ubica Belén.

Desde el 7 de octubre, la violencia en la región ha acaparado los titulares, con ataques de Hamás al sur de Israel, un asalto militar israelí en Gaza y un aumento de la violencia en Cisjordania. Los empresarios locales señalan que, en medio de este conflicto, la ciudad no ha recibido a ningún invitado.

Joey Canavati, propietario del Hotel Alexander y residente de Belén por cuatro generaciones, lamenta que esta sea la "peor Navidad de todas". Antes del inicio de la guerra, su hotel estaba completamente reservado para las festividades navideñas. Sin embargo, desde entonces, todas las reservas, incluso para el próximo año, han sido canceladas.

Las autoridades religiosas de Tierra Santa han renunciado a celebraciones "inútilmente festivas" en solidaridad con aquellos que sufren a causa del conflicto. La Plaza del Pesebre de Belén, que suele ser el epicentro de las celebraciones navideñas, está tranquila y casi vacía. La iglesia de la Natividad, por lo general, atrae a cientos de miles de turistas cada año, pero ahora se encuentra en silencio, sin peregrinos a la vista.

Empresarios como Rony Tabash, vendedor de artículos religiosos, mantienen sus tiendas abiertas como una forma de resistencia y esperanza. "Queremos sentir que todo volverá a la normalidad", afirma.

La situación económica es crítica, ya que Belén depende en gran medida de los ingresos generados por visitantes de todo el mundo. Jack Giacaman, trabajador de la producción de artículos religiosos de madera, señala que han calculado pérdidas para cubrir en tres años, pero ahora se enfrentan a una incertidumbre abrumadora.

En medio de la desolación, la llamada del Papa Francisco a no olvidar a los que "sufren en la guerra, en Ucrania, en Palestina, en Israel y en otras zonas de conflicto" resuena en la ciudad donde, paradójicamente, la paz debería ser el mensaje principal.

El restaurante de falafel Afteem, propiedad de Ala'a Salameh, funciona al 10% o 15% de su capacidad, atendiendo principalmente a las familias locales. Salameh sostiene que mantiene abierto su negocio por la necesidad de empleo de su personal, aunque reconoce la importancia de rezar por la paz.

Belén, ciudad que encarna la esencia de la Navidad, enfrenta una realidad sombría en esta temporada festiva, recordando a todos que la paz es un anhelo urgente en medio de la adversidad que azota la región.

No hay comentarios:

Publicar un comentario