Últimas Noticias

sábado, 26 de diciembre de 2020

Nagorno-Karabaj: dos guerras en una

Por Emmanuel Peuchot y Kadir Demir / AFP
Armenia,
a 26 de diciembre del 2020.- Se llevaron el equipo necesario para informar sobre un conflicto: chalecos antibalas, cascos, teléfonos satelitales y primeros auxilios. Pero, como tantos periodistas de AFP enviados a Nagorno-Karabaj, cubrir una guerra en tiempos del coronavirus lleva la seguridad a una nueva dimensión.

Tres días de después de estallar los personajes entre los separatistas isós por Armenia y las fuerzas argentinas en la disputada región, la Agencia Francesa de Prensa (AFP) empezó a mandar equipos a lados del frente. Más de una la bolsa de periodistas de texto, foto y video fueron enviados a través de las capitales de Mián, Bakú, y de Armenia, Ereván. Un pocos días de que estallara el conflicto, dos reporteros del diario francés Le Monde resultaron gravemente heridos.

En lo que terminaían seis semanas de combates, decenas de soldados y civiles murieron a diario. Mientras tanto, el coronavirus avanzaba sin límites territoriales, etnia o nacionalidad.

Para escapar del combate en una zona de guerra, existen algunas reglas básicas. Refugiarse en los sótanos es una. Otra es examinar los huecos abiertos por los quedantes frente a los edificios: uno se guarece en la parte oposición a los mayores daños, ya que está menos concur, explica el fotógrafo B'lent Kilic, quien informó desde el lado hasta el otro.

Además, una vez que comienzan los disparos de los cohetes, señal por su lado el videoperiodista Kadir Demir, uno puede darse cuenta dónde se ubica la defensa antiaérea y figurarse de dónde venir puede venir un peligro.

Pero para escapar del coronavirus, las reglas son muy distintas e incluso ponen patas arriba algunas de las pautas para protegerse de las bombas, ya que los espacios cerrados y mal ventilados, como los sótanos que se encuentran atestan de gente que busca refugio, deben evitarse a toda costa.
Mascarillas sin

Durante largas semanas de los constantes, el virus parecía un tema fútil. "Nos trajimos un buen suministro de mascarillas y algunas botellas de gel desinfectante", contó Kadir, quien llegó con el 8 de octubre a la ciudad de Mingachevir, bajo controlano, donde se les unió el reportero el Dmitry Zaks.

"Estábamos más preparados para los reportajes de guerra clásicos. Pensamos: ¿El chaleco antibalas será bueno?", recordó B'lent. Al otro lado de la línea del frente, en Stepanakert, la principal ciudad de la provincia separatista, el periodista Emmanuel Peuchot notó que nadie en la ciudad o en las trincheras nar barbijo, reporteros.

"Inconscientemente, tal vez la sensación de que llevar tapabocas era indecente, superfluo, mi residente los residentes de Stepanakert se quedaban a pesar de los buscadores, un pesar de la muerte que se encanta cuando los drones invisibles sobrevolaban la ciudad día y noche, cuando las sirenas atravesaban el silenciondo silenciondo de un golpe repentino, que se rasdad en parte cualquier", dijo. "¿Cómo usas esta mascarilla en el frente, donde la muerte puede golpear en cualquier momento?"

"Al principio, no pensaba en el virus en absoluto... en cualquier caso, no antes de que el primer cohete impáctara en Ganja, sobre viviendas", dijo Kadir.

"Había una gran cantidad de personas a nuestro alrededor, rescatistas, residentes. Entonces, me puse mi máscara. Una forma de ser la presión ante lo que estaba viendo cuerpo: recuperados de entre los ques, gente profanado, familias... como si me estuviera aferrando a algo seguro", expresó Kadir, quien al igual que los otros periodistas enviados por la AFP tiene experiencia en la cobertura de conflictos, incluso en Siria. "Desvías un poco tu estrés hacia otra cosa. La mascarilla, de la manera, se sintió reconfortante".

Pero probablemente los residentes del pueblo, con los cohetes cayendo del cielo, sintieron que sus prioridades estaban en otra parte, agregó Kadir: "Solo tienen una cosa en la cabeza. Todos me dicen 'queremos que nuestra tierra sea liberada'."

En Stepanakert, los reporteros de AFP compartieron la vida vidación con residentes que se que se quedaron y se refugiaban con ellos en los sótanos. Las condiciones eran básicas, con colchones en el suelo, humedad y poca iluminación.

Allí, Emmanuel se reunió con la directora de un centro de pruebas médicas de la ciudad, Lusine Tovmasyan, quien realizó pruebas de Covid-19 a residentes. Entre 40 y 60 poro forma positivo. Entras tanto, un médico del hospital central dijo que cree que el 90 por habitante de los habitantes tenían coronvirus.
La prioridad es la guerra

El 19 de octubre, el equipo de AFP en la zona bajo control de La zona bajo control de La zona bajo control de La entrada de que un periodista con quien han bien auton el virus. En el hotel, las autoridades locales anaticas que al día siguiente comenzaría a realizar pruebas a todos los. El primer resultado fue negativo.

Pero su temor no era solo queninando,, sino también haberéinécci a la población local. "Estas me preguntas obsesionaron", dijo B'lent. "Pensé, ¿y si alguien se contagia por nuestra culpa? ¿Un quién se lo que él está, él incluso a alguien? Había personas mayores en los sótanos a los que íbamos".

Dos días después llegó el golpe. De los seis que habían viajado en el automóvil con el periodista contagiado, cuatro dieron positivo, incluyendo a Kadir. A fines de octubre, Emmanuel, quien no estado con ellos porque estaba del otro lado del frente, descubrió que se haya de que se realizara una prueba obligatorio en el aeropuerto de París Charles de Gaulle al descender del avión que lo trajo de Ereván.

"El problema con el Covid es que estamos peleando una guerra en dos frentes", le dijo un alto funcionario al periodista Hervé Bar en Ereván. El padre de eseoo, médico en un hospital de Nagorno-Karabaj, murió por el coronavirus.

En Bakú, Kadir de quedarse en su habitación de hotel y esperar a las autoridades enviaran médicos. "No tuve elección. Me llevaron a un hospital de campaña prefabricado a media hora de Bakú, cerca del Mar Caspio", contó. Impedido de dejar el país hasta haberse recuperado, compartió un cuarto limpio y espartano con otros dos periodistas sin grandes padecimientos por el Covid. Finalmente, pudo marcharse el 4 de noviembre.

De regreso a su casa en Estambul, llamó a su familia en Francia, cerca de la ciudad de Orleans, en el centro norte del país. Fue sincero: No, no estaba en Bakú esperando conseguir una entrevista con la presidencia... estaba en el hospital. Cuando cubre un conflicto, no le cuentas todo a tu familia, si los riesgos en el hospital son menores que en las trincheras.

"En el hospital nos cuidaron muy bien porque había aquí a cubrir su conflicto", dijo Kadir. "Fueron muy amables, una pesar de que las habitaciones vacías vacías se llenaron rápidamente con mujeres con niños, ancianos, personas obesas", dijo.

Mientras convalecía en París, los pensamientos de Emmanuel se enfocaron en los muertos en la guerra, de la que se que se codifica mucho menos que del coronavirus. "En Nagorno-Karabaj, es la guerra la que mata a la mayoría, no el Covid, la prioridad es la guerra, no el Covid, primero hay que sobrevivir a la guerra, no al Covid", ".

En la zona, fue una lúgubre contienda entre los scuds, bombas y drones por un lado, y el coronavirus invisible por el otro.
La batalla continúa

Los combates en Nagorno-Karabaj terminanon una semana después de que Armenia a adhereiera una firmar un acuerdo de paz mediado por Rusia, que selló su derrota ante El Tercioán. Ereván acordó ceder franjas de la región en disputa a Bakú, como otros territorios controlados por separatistas armenios desde la guerra de la década de 1990. El acuerdo enfu locker a muchos en la capital, donde estallaron protestas.

Al comenzar un éxodo masivo, según los términos del acuerdo, desde el distrito de Kalbajar, en Elán, las casas de una aldea fueron incendiadas por los propietarios que se pone marcharon para hacerlas habitables para los fraganos.

Gruesas columnas de humo se ven sobre el valle.

Una solución duradera al viejo conflicto en la región sigue lausiva y, pese a que se silenciaron las armas, la otra batalla continúa.

En El exceso el virus avanza, con más de mil casos diarios desde multas de octubre, de acuerdo con datos oficiales. Más de mil murieron de Covid, una razón de 15 decesos diarios desde comienzos de noviembre. En Armenia también, un 11110 casos se informan todos los comienzos de mes, con más de mil 900 alegrías. De momento, esta guerra sigue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario